Safe Shadow es un proyecto panameño creado para brindarle a las personas información sobre tecnología, cultura y seguridad informática.

Liga de la Justicia

277

La espera ha acabado, por fin nuestros súper-heroes favoritos de DC se reúnen en la gran pantalla. Man of Steel (2013) abrió las puertas a lo que hoy conocemos como el universo cinematográfico de DC, uno en el que reina la oscuridad, o más bien reinaba, debido a que Justice League crea un ambiente más amigable, dirigido para todas las audiencias.

Luego de los sucesos de Batman V Superman (2016) el mundo se ve amenazado, y en una eminente invasión alienígena Batman junto a Wonder Woman tratarán de crear un grupo para combatir a Steppenwolf y su ejercito.

Zack Snyder fue el responsable de crear una ambientación madura, con la cual jugar a papeles más serios y dramáticos. Con una primera entrega del hombre de acero, podíamos considerar que se estaba apuntando alto. Su secuela no le fue tan bien, la llegada junto al murciélago suponía la adaptación de uno de los comics más emblemáticos de la mano de Frank Miller, The Dark Knight Returns. Pero problemas en la trama, momentos absurdos e incoherencias en algunos personajes le quitaba apoyo de la fanaticada.

Wonder Woman (2017) de la mano de Patty Jenkins (Monster) hizo un admirable trabajo con la dirección, dando una cinta muy bien recibida tanto por los fanáticos como por la crítica. Además, Gal Gadot como protagonista le daba un toque personal que conectaba con la audiencia. Tanto así que se le dieron más escenas a la amazona en la nueva cinta, además de compartir el liderazgo junto a Batman al reunir el equipo.

Snyder repetía como director, pero dejó el proyecto tras el lamentable suicidio de su hija. Joss Whedon, responsable de las dos cintas de Avengers tomaba el mando y aseguraba “seguir la visión ya planteada por Zack”, pero su toque personal está plasmado en todo el largometraje, principalmente por las bromas, el cambio de tonalidades en la imagen y su visión caricaturesca de los villanos.

Ben Affleck, Henry Cavil y Gal Gadot regresan tras Batman V Superman, a su vez que se añade a nuevos personajes en el ruedo. Ezra Miller en el papel de Flash queda a la perfección, en su mayoría porque le da una chispa al personaje junto a su carismática forma de ver el mundo. Jason Momoa se convierte en la figura badass, una versión más moderna de Aquaman. Tal vez el menos aprovechado fue Cyborg, protagonizado por Ray Fisher, en su mayoría debido a que sólo tiene el rol de ‘hacker’ en toda la cinta, dejándolo a un lado mientras el equipo batalla contra el enemigo.

La trama fue simplificada, Warner tuvo que aprender que las historias complejas no gustan, por lo cual se toma la decisión de hacer algo más sencillo, y no concentrar sus esfuerzos en dejar una idea hueca detrás de toda la historia. Pero en un comienzo se crean estas pequeñas historias, apenas un bocado de los comienzos de dos de los nuevos integrantes. Pareciera que fuera sólo una manera rápida de explicar orígenes, algo que tampoco disgusta debido a que son historias que ya la mayoría conocemos. También se le añade bromas, no tan saturadas pero ayudan positivamente la elaboración.

Lo más llamativo es la química que hay entre el equipo a cabo que avanza la cinta, el carisma que reflejan cautiva a la audiencia, pero aún así puntos como los efectos especiales son pobres, junto a un villano que no convence.

Se hace notar una fuerte influencia de las películas animadas de DC en el producto final, New 52 y videojuegos como Batman Arkham City e Injustice, y se puede confirmar en el aspecto de cómo están creados, junto a la la forma en que pelean. Pero el punto flaco detrás de los 120 minutos está en el abuso, y aún peor, fallas en los efectos especiales, siendo de perfecto ejemplo la apariencia falsa -casi de masilla- de Steppenwolf.

Ciarán Hinds fue el responsable de hacer del villano mano derecha de Darkside, pero el principal problema de este no es la actuación, sino los efectos especial y su pobre construcción al no representar una amenaza para la liga. Bien dicen que un héroe es tan bueno como su villano, pero en Justice League apenas puedes aceptar que Steppenwolf está ahí, por el horrible CGI que lo respalda. Aún no nos queda claro el porqué luce tan mal, ya que hasta de lejos se ve mal logrado.

Aún con sus fallas la Liga de la Justicia cumple con darle al espectador emoción, momentos divertidos y un merecido espectáculo. Tal parece ser que la oscuridad de Snyder pudo mezclarse muy bien con la divertida ejecución de Whedon, dejando a un lado lo serio para cautivar a la audiencia. Es grato escuchar una excelente banda sonora por parte de Danny Elfman, responsable de musicalizar obras como el Batman de Tim Burton (1989) o la segunda entrega de Spider-Man (2002) al mando de Sam Raimi.

69%
Divertida

Justice League cumple con darle al espectador un espectáculo de emociones y diversión. Aún poniendo al lado a la Wonder Woman de Jenkins no parece ser un garrafal error, pero puntos como los efectos especiales y un villano malogrado hace que pierda ciertos puntos. Es una cinta que debes ir a ver, ya que la pasarás a lo grande.

  • Historia
  • Banda Sonora
  • Fotografía
  • Efectos Especiales
  • Desarrollo de personajes
Comentarios