Cangrejo primitivo en ámbar – Wissenschaft.de

(Imagen: Xiao Jia / Longin Amber Museum)

Cangrejo bebé atrapado en esta pieza de ámbar de Myanmar. Durante 100 millones de años se han conservado prácticamente sin cambios, ahora un testimonio importante de la evolución de los cangrejos.

Se arrastran de costado sobre el limo del mar de Wadden o se pueden ver en las aguas poco profundas de la orilla: hoy en día encontramos principalmente cangrejos en la orilla del océano, y la mayoría de las especies de este grupo de cangrejos son criaturas marinas. Pero hay excepciones: algunos de estos cangrejos de cola corta (brachyura) están tan bien adaptados a la vida rural que pasan casi toda su vida en tierra firme. Esto es posible porque sus branquias están cubiertas con una cubierta en forma de saco que lo transforma en una especie de pulmón.

Pero, ¿cuándo comenzaron los primeros cangrejos a dejar su hábitat oceánico original y también a colonizar agua dulce o incluso tierra seca? Hasta ahora ha habido datos contradictorios sobre este tema. La datación molecular basada en comparaciones genéticas indica que los primeros cangrejos abandonaron el mar hace 130 millones de años y se adaptaron a un estilo de vida en agua dulce y en tierra. Pero los descubrimientos fósiles más antiguos de tales cangrejos hasta ahora tienen solo unos 50 millones de años.

El pequeño cangrejo atrapado en esta masa de ámbar ahora está llenando ese vacío. El cangrejo, que tiene solo unos pocos milímetros de tamaño, tiene 100 millones de años y, por lo tanto, es mucho más antiguo que los fósiles anteriores de este crustáceo. Sin embargo, el fósil bautizado Cretapsara athanata es sorprendentemente similar a los cangrejos modernos y pertenece al grupo más avanzado de cangrejos verdaderos. “Esta es la detección más antigua de cáncer verdadero en ámbar”, informan Javier Luque de la Universidad de Yale y sus colegas.

READ  Grafología: lo que revela la escritura a mano sobre nosotros

El hecho de que este pequeño cangrejo estuviera rodeado de savia de árbol revela que este cangrejo no vivía en el mar, sino que en realidad existía en tierra o al menos en aguas poco profundas cerca de los árboles. A diferencia de los cangrejos modernos, Cretapsara athanata todavía no tenía verdaderas branquias ni pulmones. “Obviamente no es un animal marino, pero aún no es completamente terrestre”, dice Luque. Este fósil de ámbar es, por tanto, un eslabón importante en la evolución del cáncer, ya que demuestra que este grupo de animales abandonó el mar hace 100 millones de años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *