España gira a la derecha

El Partido Popular (PP) obtuvo una victoria contundente, consiguiendo la mayoría absoluta en las comunidades autónomas de La Rioja y Madrid y con el apoyo de VOX capaz de gobernar en seis comunidades autónomas: Valencia, Baleares, Murcia, Aragón, Extremadura y Cantabria . Lo mismo ocurre con las capitales de provincia: el PP tiene mayoría absoluta en 12 como Madrid, Granada, Málaga y Santander, y junto a VOX puede formar gobierno en 18 capitales de provincia más.

Las elecciones dieron un empujón a Alberto Núñez Feijo, líder del Partido Popular, e Isabel Díaz Ayuzo, líder del Partido Popular en la Comunidad de Madrid. El Partido Popular consiguió 7 millones de votos, casi dos millones más que en 2019. “Hemos dado el primer paso hacia un nuevo ciclo político”, dijo Núñez Feijóo. Según la reacción del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), parece que se avecina un cambio de ciclo.

Tiempo de estudiar

“Thichi’s Insights”: así es como llega a usted la revista impresa

Los socialistas perdieron apenas 430.000 votos respecto a las elecciones de 2019, con algo más de 6 millones de votos, pero la combinación de PP y VOX ha vuelto a ser suficiente para acabar con la hegemonía de la izquierda. Los socialistas mantuvieron estrecha la sociedad de Castilla-La Mancha y pudieron gobernar en coalición en Asturias y Navarra. En primer lugar, la portavoz del PSOE y ministra de Educación, Pilar Alegría, indicó que había que pensar e «intentar» en los próximos meses ganar «confianza» en las elecciones generales; Sin embargo, la sorpresa llegó al día siguiente con la aparición del gobierno del presidente Pedro Sánchez.

El presidente anunció que las elecciones se celebrarían el 23 de julio para evitar un mayor debilitamiento del PSOE en las elecciones generales de este año. Sánchez puede estar asustado, pero con esta maniobra inesperada silencia cualquier reacción interna a su dirección y permite que Podemos y otros partidos de izquierda, sus aliados, los socialistas, se presenten como una «voz efectiva» de esos partidos. Los votantes pueden.

READ  Orfish se dice que es el presagio de los terremotos

Podemos ha sufrido una derrota total. El partido que vino a «tomar el cielo» va camino de la extinción y ha perdido representación en tres comunidades autónomas: Madrid, Valencia y Las Palmas. Ya no está representada en cinco de las seis Comunidades Autónomas en las que tenía representación, y en toda España ha pasado de 47 a 15 escaños autonómicos. Lo mismo sucedió en muchas ciudades donde las listas de Podemos desaparecieron del mapa. “La derecha y la extrema derecha son hoy más poderosas que nunca. Ponemos toda nuestra ilusión y coraje en ello, pero nuestros resultados son pobres. Ahora es el momento de ponerse manos a la obra”, escribió en Twitter el secretario general del partido, Ion Belara.

Podemos aún no ha aceptado o no quiere aceptar la sanción en las elecciones. Este es el resultado de su seriedad y completo alejamiento de las personas que dice proteger. La apertura de su campaña fue un espectáculo dantesco de personas transgénero y no binarias, que todos saben es una gran preocupación para los trabajadores en un país sumido en una severa crisis económica. Podemos no se presentó a las elecciones en la disidente Sumar, pero no lo hicieron algunos partidos con los que la actual vicepresidenta Yolanda Díaz quiere formar coalición.

Huelga por el gobierno minoritario

Victoria perfecta en España: por qué Sánchez ahora llama a nuevas elecciones

Su principal aliada, Ada Colao, perdió la alcaldía tras quedar tercera en Barcelona; Capromis también ha perdido su cargo de alcalde de Valencia y de gobierno regional; Más Madrid, que se escindió de Podemos hace varios años, ha perdido votos y no puede competir con el Partido Popular. En esta situación desesperada, solo quedan diez días para decidir si se une a la coalición en Potimos y las próximas elecciones parlamentarias.

READ  Vídeo: ¡Levanten las manos, ha llegado la primavera!

Entre las cohortes de Sánchez, solo a los separatistas de EH Build les fue mejor. EH Bildu ganó las elecciones municipales de 2019 en Vitoria por 50.000 votos, derrotando al Nacionalista Vasco (PNV) a pesar de un escándalo relacionado con la inclusión de terroristas de ETA en su lista electoral. Aunque el PNV sigue siendo la primera fuerza política en términos de votos, la izquierda separatista cuenta con 1.051 concejales frente a los 979 del PNV. El partido VOX buscó sin éxito ser ilegalizado: heredó el legado de otras organizaciones sancionadas por su vinculación con el terrorismo de ETA. Ella es ahora un factor importante en el País Vasco, con todo lo que puede pasar.

Otro partido que falta en estas elecciones es Ciudadanos. Un partido centrista-liberal que quería emular al partido de Emmanuel Macron en Francia. Tras llegar a un acuerdo con los socialistas y los partidos mayoritarios en varios gobiernos, Ciudadanos ha perdido toda representación y las próximas elecciones generales supondrán el final definitivo del partido ‘de centro’.

El otro gran triunfador de estas elecciones ha sido VOX. El partido de Santiago Abascal tiene la llave del cambio. Las elecciones confirmaron a VOX como la tercera fuerza política de España. VOX pasó de 547 diputados a 1695 en 2019 y para todos los parlamentos autonómicos, de 47 a 119 diputados autonómicos. Aparte de la Comunidad de Madrid, donde VOX perdió tres diputados autonómicos, los buenos resultados del PP no restaron fuerza a VOX, demostrando que sus votos no eran «votos prestados».

Antes de la cumbre de la OTAN

El primer ministro español Sánchez asegura la frontera de Melilla contra los traficantes de personas

READ  La izquierda forma una alianza contra la derecha

El desempeño de VOX es notable en Cataluña, donde, a pesar de los ataques violentos contra sus miembros, VOX ha logrado trasladarse a cuatro capitales de provincia: Barcelona, ​​Tarragona, Lérida y Girona, y ha pasado de tres a 120 representantes. Sociedad autónoma. Según VOX, la victoria electoral fue la única noticia positiva en los cuatro años de Pedro Sánchez en el poder.

VOX ya se ha acercado al Partido Popular reclamando que el modelo de Castilla y León sea gobernado por los dos partidos en las comunidades autónomas. La pregunta es ¿qué posición tomará PB? Por eso, la candidata extremeña María Guardiola pidió no votar para que resulten elegidos socialistas y comunistas, pero lo cierto es que si quiere tener un gobierno estable necesita a VOX.

Unas elecciones anticipadas podrían retrasar la formación de los gobiernos regionales, eliminando así la incertidumbre sobre el futuro gobierno nacional que formarán VOX y el Partido Popular. Como dice Santiago Abascal, un gobierno que pretende dar marcha atrás en todos los movimientos de Pedro Sánchez y eliminarlo. Esa es la voluntad de la mayoría que votó por el cambio.

Este artículo apareció originalmente en inglés relación de conteo. Gracias por asumir la responsabilidad.

Álvaro Peñas es el editor en español de deliberatio.eu y colaborador de Disidentia, The European Conservative, The American y otros medios europeos. Es analista internacional centrado en Europa del Este para el canal de televisión 7NN. Docente en SND Docentes.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *