Safe Shadow es un proyecto panameño creado para brindarle a las personas información sobre tecnología, cultura y seguridad informática.

Mindhunter

Entrando a la mente de un asesino

252

Desde un primer momento estuve muy emocionado sobre esta serie, con David Fisher (Zodiac, Se7en) detrás estaba claro que la historia cumpliría con las expectativas. Un breve avance revelaba parte de al trama, con tintes misteriosos veríamos a dos detectives analizando a personas con problemas mentales, autoras de horrendos homicidios.

Fisher en posteriores trabajos nos ha mostrado que tiene talento, en su mayoría capaz de mezclar de forma perfecta los efectos especiales con el drama, acción o usándolo como un complemento. La historia es rica, compleja, mantiene al espectador inmerso en una historia que aumenta de intensidad con forme pasa el tiempo.

Mindhunter no se queda atrás, un thriller que desarrolla los crímenes desde una perspectiva psicológica. Los efectos especiales se quedan atrás, al menos no están presente de forma constante a lo largo de la serie. En cambio tenemos drama, momentos de tensión e historias interesantes.

La historia se desarrolla en 1977, cuando Holden Ford (Jonathan Groff) un negociador de rehenes del FBI nota la tendencia irracional en los actos de algunos criminales. Una negociación sale mal, Holden cree que existe alguna forma de entender el comportamiento impredecible de estos antisociales, a lo que su supervisor no le apoya con la idea.

Es este el momento en que deposita su interés en temas como la sociología, situaciones negativas que van degenerando la mente de algunas personas. En medio de su búsqueda se topa con el agente Bill Tech (Holt McCallany), un especialista en ciencias de la conducta. La serie se desemvuelve en este círculo policiaco, una búsqueda por la verdad teniendo a Tech como el escéptico mientras Holden empieza a entrevistar peligrosos homicidas.

Holden se nos presenta como alguien sereno, que guarda la compostura hasta en los momentos delicados. La monotonía hace parecer que fuera más mayor, un hombre correcto, pero sus acciones muchas veces muestran impulsos inmaduros, uno más próximo a su edad. El tomar la decisión por sí solo a iniciar con las entrevistas es una de ellas. Jonathan Groff (Glee) nos entrega una actuación con tonalidades grises, perfectas para un drama de este tipo. Su calma a lo largo de los diez capítulos nos demuestra que el tiene el control, aunque sabe que sus decisiones puede no tener una reacción deseada en la agencia, al final del día su convicción lo mantiene inmerso en la idea de que hace lo correcto.

La serie toma un aspecto oscuro en el momento en que Holden entrevista a Ed Kemper (Cameron Britton) un asesino también acusado por necrofilia que pasó gran parte de sus días burlando a la policía hasta que un día se entregó. En el encuentro no encontramos un comportamiento hostil, sino a un hombre plácido, educado, elige sus palabras con pinzas. Detrás de su fachada se encuentra una total abominación, capaz de matar y descuartizar a cualquiera, por algo fue apodado como el asesino de las colegialas.

La acción es casi nula, en cambio obtenemos desarrollo de personaje, una historia interesante e información sobre la psicosis de personas con verdaderos problemas mentales. Pocas escenas son explícitas, una muy breve al inicio de la serie pero de ahí en adelante lo más fuerte que podrás ver son fotos de escenas del crimen. Alejada completo al modelo amarillista con que comunmente manejan títulos de este tipo, Mindhunter es una propuesta atrevida, refrescando por completo el drama policiaco.

La participación de mujeres pasa desapercibido en un inicio, antes de la mitad de la serie se añade a Ana Torv (Fringe) como una psicóloga conductista que ayudará en gran parte a crear maneras eficientes en dicha investigación. Hannah Gross interpreta a Debbie Mitford será el vínculo amoroso para Holden, una estudiante de posgrado que no todo el tiempo apoya incondicionalmente las ideas del protagonista, en cambio su relación tiene toques conflictivos debido a la manera muy diferente de pensar.

El atractivo de Mindhunter se enconde en la manera sutil como trata temas tan delicados como el homicidio, las violaciones o los problemas mentales. Mostrar la otra cara, el por qué de las cosas, utiliza el diálogo antes que la crudeza en las imágenes y se atreve a detenerse a ver los pequeños detalles detrás de la psicología de un piscópata. Después de diez capítulo podemos decir que se trata de una gran serie, llena de personajes interesantes con un trasfondo tétrico.

98%
Altamente recomendada

Explora las profundidades de la psicología de un homicida. Una obra de arte que de seguro te mantendrá interesado, espectante a la historia que fluye una vez empieza.

  • Historia
  • Ambientación
  • Banda Sonora
  • Fotografía
  • Desarrollo de personajes
Comentarios