«Demasiado bueno para ser ignorado»

¿Alguna vez has oído hablar del efecto Matilda?

Esto significa que se ignora la contribución de las mujeres a la ciencia y, en cambio, sus logros se atribuyen a un hombre (que lleva el nombre de la activista estadounidense por los derechos de las mujeres Matilda Joslyn Gage).

“Patentes” es el nombre de la gira del Día de la Mujer en el Museo Técnico de Viena. «Durante mucho tiempo, los hombres fueron considerados genios inventores y las mujeres simplemente ayudantes», afirma Sophie Gerber, curadora de la exposición. «Queremos recordar los logros de las mujeres inteligentes».

Por ejemplo, la historia de la astrónoma Caroline Herschel, nacida en 1750. Si su madre se hubiera salido con la suya, se habría convertido en ama de llaves. Pero pudo trabajar para su hermano Wilhelm, también astrónomo.

«Mujeres patentes»
Este recorrido brinda información sobre mujeres que, a pesar de sus destacados logros en tecnología, a menudo son olvidadas en la historiografía.

¿Cuando y donde?
El recorrido especial gratuito se realizará con motivo del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo. Inicio: 4 pm, duración aproximada de 45 minutos. Museo Técnico de Viena, Mariahilferstrasse 212, 1140 Viena.

Más información e inscripciones
Para registrarse en tecnicmuseum.at Peticiones

“Construyó con su hermano telescopios reflectores y descubrió muchos cometas”, explica la mediadora cultural Franziska Mühlbaker. Por supuesto: Wilhelm recogió los laureles.

«Muchos de los logros de las mujeres no están documentados».

Por otra parte, Marie Curie sigue siendo muy conocida hoy por sus investigaciones sobre la radiactividad y tenía mucho más que hacer que los hombres. «Como mujer, no le permitieron estudiar en Polonia, por lo que se fue a París con su hermana. Con mucho trabajo pudieron financiar su educación», explica Mühlbacher.

Marie Curie trabajó mucho durante toda su vida y finalmente ganó dos premios Nobel. «También se podría decir que era demasiado bueno para ignorarlo», añade Muhlbacher.

Por supuesto, la historia científica fue escrita por hombres para hombres. «Por eso los logros de muchas mujeres nunca se documentan», explica Gerber. Se creía que la mujer no pertenecía al laboratorio, sino al hogar.

Gerber enfatiza que este modelo a seguir no se desarrolló hasta el siglo XVIII: «En la agricultura, antes existía el trabajo colectivo. Cuando se desarrolló una especie de conciencia de clase, las mujeres se hicieron responsables de la familia y los hombres del trabajo fuera del hogar». Y también una especie de conciencia de clase: “Querían demostrar que sólo los hombres deberían trabajar para mantener a la familia”.

Sin embargo, se necesitaban mujeres como mano de obra barata: a finales del siglo XIX, floreció la telegrafía y pronto se necesitaron grandes cantidades de trabajadores.

En el siglo XIX, muchas mujeres trabajaban como operadoras de telégrafos. Sus salarios eran muy bajos.

Para ahorrar costos, se contrató cada vez más a mujeres y, como solía ocurrir, se les pagó menos que a los hombres. «La lógica era: las mujeres jóvenes viven con sus padres y luego se casan. De cualquier manera, no necesitan mucho dinero», dice Muhlbacher. Lo mismo ocurrió con los operadores telefónicos del siglo XX: «Dado que antes sólo las mujeres manejaban la centralita, hoy en día la voz femenina todavía se considera amigable y servicial. Basta pensar en Siri y Alexa».

Una persona que estaba convencida de que su trabajo podría marcar una diferencia para las mujeres fue la arquitecta Margrethe Schott-Lihotzky. Una de sus “cocinas de Frankfurt” se encuentra en el Museo Técnico y se puede ver durante la visita: el modelo de todas las cocinas integradas.

"cocina de frankfurt" Por Schuti Lihotzky

Máxima eficiencia: la “cocina Frankfurt” de Schütte-Lihotzky.

Schott-Lihotzky quería que la cocina fuera eficiente para que las mujeres tuvieran más tiempo para estudiar. Aunque diseñó algo más que cocinas, a menudo se limitó a eso. Se dice que una vez dijo escuetamente: «No soy una cocina».

Tres clientes delante del telón del escenario.

“El principio más elevado: no te dejes derrotar ni por las personas ni por los acontecimientos”. – (Marie Curie)

«Me gusta mucho la física; es un tipo de amor personal, como el de alguien a quien le debes mucho». – (Lise Meitner)

«Cualquier mujer puede ser hermosa, sólo tiene que quedarse quieta y parecer estúpida». – (Hedy Lamarr)

Para saber más sobre las mujeres famosas, actualmente puedes ir al museo, pero también al teatro. Actualmente hay una pieza dedicada a tres pioneras notables: la dos veces premio Nobel y descubridora de la radiactividad Marie Curie de Polonia, la física nuclear vienesa Lise Meitner y la actriz de Hollywood Hedy Lamarr de Viena.

En “Curie_Meitner_Lamarr_UNTeilBAR” Portrait Theatre presenta las historias de vida de estas tres mujeres, así como su fascinación por las ciencias naturales y la tecnología. Y con mucha información: ¿Sabías que Lise Meitner fue nominada 48 veces al Premio Nobel pero nunca lo recibió?

«Estamos especialmente satisfechos de haber conseguido llevar al escenario la vida y la obra de estos historiadores y, al mismo tiempo, abordar contenidos inspiradores y muy modernos», afirma Anita Zieher, que encarna los tres papeles.

Mujeres en la ciencia: "Demasiado bueno para ignorarlo"

Anita Zieher como Marie Curie, Lise Meitner y Hedy Lamarr.

Referencia actual: La pieza lleva diez años expuesta

También se creará una conexión con la situación presente y actual de las mujeres en la tecnología a través de grabaciones de vídeo con tres niñas. La pieza en sí existe desde hace diez años y se ha mostrado en todo el mundo, incluso en el Foro Cultural Austriaco en Nueva York o, según el tema apropiado, en el CERN en Ginebra.

«El hecho de que llevemos diez años mostrando esta obra en todo el mundo demuestra lo importantes que son para el público estas historias sobre los científicos y su trabajo», afirma la directora Sandra Schudekopf.

La obra se representará los días 4, 5, 9 y 11 de marzo de 2024 a las 20 horas en el Teatro Drachengasse (1, Fleischmarkt 22), entradas en tickets.drachengasse.at; Teléfono: 01/513 14 44.

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, tendrá lugar un espectáculo a las 19:00 horas en “das Hufnagl” (Gerasdorfer Straße 21, 61). Toda la información y entradas en das-hufnagl.at.

READ  Un nuevo estudio de los Estados Unidos de América: prevención del Alzheimer sin medicación Vida y conocimiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *