El futuro de Cataluña se negocia en Ginebra

El primer ministro español debe su cargo al apoyo de los separatistas catalanes. Vuelven a pedir un referéndum de independencia. Los representantes de la nueva coalición lo están discutiendo en Suiza. Mientras tanto, el descontento crece en España.

Cada semana miles de personas salen a las calles para protestar contra la impunidad de los organizadores y partidarios del referéndum inconstitucional celebrado el 1 de octubre de 2017 en España.

Isabel Infantes/Reuters

Se ha confirmado que el primer ministro español, Pedro Sánchez, estará en el cargo solo por dos semanas. El socialista debe su mayoría de gobierno al apoyo de los partidos separatistas catalanes en el parlamento. A cambio, Sánchez quiere que los organizadores del referéndum inconstitucional del 1 de octubre de 2017 sobre la independencia catalana queden exentos de castigo en virtud de la controvertida ley de amnistía.

Durante el fin de semana, representantes del Partido Socialista (PSOE) de Sánchez también iniciaron conversaciones con partidarios de la independencia sobre el futuro de la región. También debería incluir otra encuesta.

La primera reunión fue bien, dijo Santos Certan, el negociador designado para las conversaciones secretas por el gobierno de Sánchez. La apertura de las conversaciones se celebró en un lugar no revelado cerca de Ginebra bajo los auspicios del Centro Henri Dunant para el Diálogo Humanitario. El Embajador Francisco Galindo de El Salvador fue invitado a observar las negociaciones.

El hecho de que la reunión se celebrara en la neutral Suiza no se debió sólo al mal genio de España. En las últimas semanas, cientos de miles de personas se han manifestado en varias ciudades contra una controvertida ley de amnistía para los separatistas catalanes.

READ  Luto y oración por incendio en México que mató a 38 personas

Quizás la razón más importante es que el expresidente regional Carles Puigdemont, que tiene previsto participar personalmente en algunas rondas de negociaciones, sería detenido inmediatamente si pisara suelo español. Porque la amnistía para él y sus compañeros aún no había sido aprobada por ley.

El apoyo a la derecha está creciendo

La impunidad de los separatistas enfurece a muchos españoles. De acuerdo a El estudio fue publicado el lunes.Según una encuesta realizada por encargo del diario español «El País», el 60 por ciento de los encuestados estaba en contra de la ley de amnistía. Casi la misma cantidad de participantes ven la amnistía como una injusticia. Incluso entre los participantes que se identifican como votantes del PSOE, el 58 por ciento dice que la amnistía representa un trato preferencial.

El conservador Partido Popular, junto con el populista de derecha Vox, llega hasta la desafección. Según estudios recientes Si se celebran nuevas elecciones se obtendrá la mayoría absoluta. Durante la última votación del 23 de julio, al campo de derecha le faltaron cuatro votos para formar gobierno.

El líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, criticó el fin de semana las conversaciones de Ginebra: «La dignidad y la democracia de nuestro país no se negocian en el extranjero». Desdeñosamente descartó a Galindo, un mediador en El Salvador latinoamericano, calificándolo de «experto en guerrilla».

Pero incluso dentro de las filas de los socialistas hubo críticas a Sánchez. Emiliano García-Page, líder regional socialista en Castilla-La Mancha, dijo en una entrevista televisada el domingo por la noche que Sánchez no duraría cuatro años en el cargo. La ley de amnistía no contribuyó a la reconciliación de Cataluña con España, pero fue una concesión política mediante la cual Sánchez obtuvo los votos necesarios en el parlamento.

READ  Enero récord: España azotada por una ola de calor

De hecho, Sánchez siempre se ha opuesto a la ley de amnistía para los separatistas catalanes en el pasado. Después de las elecciones, defendió su cambio de opinión. Según Sánchez, sólo con la ayuda de una coalición con los partidos catalanes Junds y ERC podrá frenar la «marea de reacción» e impedir que los conservadores formen gobierno junto con los populistas de derecha de Vox.

Papel especial de Suiza

Aún no se ha decidido cuándo y dónde tendrá lugar la próxima reunión con los catalanes. Aún así, el intercambio juega un papel importante en terreno neutral, explicó Sánchez el lunes. Esto se debe a que las posiciones entre los catalanes y los representantes de otros partidos en Madrid están muy alejadas y existe una desconfianza mutua.

Pero no fue casualidad que se convocara a la Fundación suiza Henri Dunant como intermediaria. Ya tiene experiencia mediando en disputas interespañolas de larga data. Hace diez años, tuvieron lugar en Ginebra conversaciones para desarmar a la organización clandestina vasca ETA y poner fin al terrorismo en España. En 2018, la Fundación Henri Dunant confirmó oficialmente la disolución de ETA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *