Formar gobierno en España: Pedro Sánchez lo ha hecho

Es posible que continúe gobernando con una coalición minoritaria de izquierda. Pero para ello, el Primer Ministro tuvo que hacer toda una serie de concesiones.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del PNV, Antony Ortuzar Foto: Susana Vera/Reuters

Madrid taz | El tiempo ha llegado. El primer ministro español, Pedro Sánchez, ha reunido apoyo para ser elegido para ocupar el cargo por otros cuatro años en el parlamento el próximo fin de semana. El viernes, el socialista, que encabeza la minoría gobernante de izquierda de su Alianza Socialista y Alternativa de Izquierda, firmó un acuerdo final de apoyo con el Partido Nacionalista Vasco (PNV).

Horas antes, el PSOE socialista de Sánchez firmó un acuerdo con Junds per Cat – Juntos por Cataluña (JxCat) en Bruselas. El ala izquierda del gobernante Partido Republicano (ERC) de Cataluña, los nacionalistas vascos de izquierda de EH Bild y los nacionalistas gallegos y el partido regional de las Islas Canarias también están a bordo.

El espectro que Sánchez logró unir detrás de él en meses de negociaciones incluía a todas las facciones excepto al derechista Partido Popular (PP) y al ultraderechista VOX. Aunque el PP ganó las elecciones en julio, su líder Alberto Núñez Feijo perdió en el parlamento. Allí sólo VOX le apoyó.

Todos los que ahora apoyan a Sánchez se han negado a negociar con el PP. «Detener a la extrema derecha es un deber democrático», dice el vasco EH-Bild, una de las primeras facciones que apoyó a Sánchez, explicando por qué se pudo formar una coalición tan amplia de fuerzas regionales progresistas y conservadoras.

READ  ¿Modelo de acciones de Alemania? El límite de velocidad es ahora de 30 en todas las ciudades de España
Importantes concesiones a catalanes y vascos

Sánchez y su PSOE hicieron varias concesiones importantes en las negociaciones. Van desde un nuevo sistema fiscal y alivio de la deuda para Cataluña hasta la transferencia de poderes al gobierno autónomo vasco, que ha estado pendiente durante años, hasta negociaciones bajo supervisión internacional para resolver el conflicto de Cataluña.

El tema más importante y controvertido es la amnistía para más de 1.000 activistas y políticos independentistas que celebraron referendos sobre la independencia catalana en 2014 y 2017. Entre los acusados, que permanecen impunes una vez que el parlamento aprueba la ley, se encuentra el expresidente catalán Carles Puigdemont, exiliado en Bruselas desde finales de 2017 y miembro del Parlamento Europeo.

Los sindicatos de jueces están furiosos por el acuerdo

«Ésta es la manera de devolver a la política lo que es de la política», afirmó satisfecho Puigdemont tras firmar el acuerdo entre JxCat y PSOE. JxCat está decidido no sólo a votar por un gobierno de Sánchez, sino también a garantizar cuatro años de estabilidad.

Los acuerdos suscitan diversas reacciones. Mientras los sindicatos y la Asociación Empresarial Catalana celebran que por fin pueda comenzar la legislatura, varias asociaciones de jueces se quejan. Al concederles la amnistía, el gobierno interfiere directamente con sus poderes.

Lo que más enfureció a los jueces: en el acuerdo con JxCat, un comité parlamentario acordó investigar hasta qué punto partes del poder judicial y de las autoridades de inteligencia han permitido ser utilizadas –por ley– en una guerra legal y cruel contra los partidarios de la libertad.

Una duda que se puede volver a escuchar estos días. Dos días antes de que se firmara el acuerdo con su ley de amnistía, un juez cercano al PP abrió nuevos juicios contra activistas y políticos de Cataluña, incluido Puigdemont.

READ  El aviador sube al ala y se convierte en un "salvavidas".
La derecha española se manifiesta contra la «traición».

La derecha española va a las barreras. Las protestas que PP y Vox vienen concentrando frente a las sedes del PSOE en todo el país no han cesado desde hace una semana. Siempre hay disturbios en Madrid. Incluso en Bruselas, el bar del PSOE se cubrió de lemas como «traidor».

El PP sólo se abstiene a medias de realizar protestas violentas. Un tratado con catalanes y vascos humilla a España. «Nos enfrentamos a un desafío a la democracia española que requiere una respuesta de los demócratas españoles», dijo el líder del PP, Feijóo, quien convocó manifestaciones en las 52 capitales de provincia a la hora del almuerzo del domingo.

El jefe de Vox, Santiago Abascal, apoya a quienes piden un «levantamiento nacional» frente a la sede del PSOE en Madrid. Según él, Sánchez es un gobernante autoritario. Abascal pronostica una «resistencia civil a largo plazo». «Sólo hay un resultado: o el dictador se sienta en el banquillo o vamos a la cárcel», dice Abascal, evocando el estado de ánimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *