Hace 60 años, Yuri Gagarin se convirtió en el primer hombre en orbitar la Tierra en el espacio.

JDon F. Kennedy en su conferencia de prensa habitual en Washington el 12 de abril: “Esperábamos que debido al progreso que habían hecho en el desarrollo de motores, los soviéticos serían los primeros en ingresar al espacio donde estaban antes que nosotros”, respondió, cuando preguntado cómo piensa sobre la noticia proveniente de Moscú que asombró y asombró al mundo en Ese día, Estados Unidos prefiere buscar liderazgo en otros campos científicos que, a largo plazo, serán de mayor beneficio para la humanidad.

En estricto secreto, como es habitual en el programa espacial ruso, los soviéticos pudieron enviar por la mañana a Yuri Alexjwich Gagarin, de 27 años, alrededor de la Tierra en una órbita elíptica en 108 minutos y permitirle aterrizar de forma segura. Durante el viaje, Gagarin informó vía radioenlace sobre la visión de la Tierra y su experiencia de ingravidez – y así no solo puso a sus compatriotas en estado de euforia, quienes fueron detenidos por las transmisiones de radio nacionales y locutores públicos sobre el hecho histórico, todo se puso de pie y para celebrar el logro en las calles. El viaje fue aclamado y admirado en todo el mundo como un hito en la historia de la humanidad, aunque el evento pronto dio lugar a la propaganda política por parte de los países comunistas. Por ejemplo, Walter Ulbricht indicó en su carta de felicitación al primer ministro ruso Nikita Khrushchev que el viaje muestra al mundo entero que el socialismo debe triunfar sobre los regímenes en ruinas de ayer. El propio Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética afirmó en su declaración solemne que este logro histórico encarna el genio del pueblo soviético y la poderosa fuerza del socialismo. Jruschov también le dio un nuevo nombre a Gagarin: a diferencia de los astronautas estadounidenses, el público ruso lo conocía como Cosmonauta Especificado.

El cohete lanzado por Gagarin al espacio.


El cohete lanzado por Gagarin al espacio.
:


Foto: DPA


Los rusos estaban menos sorprendidos por el éxito de los rusos en el lado estadounidense que hace tres años y medio cuando el primer satélite Sputnik 1 se lanzó a la órbita terrestre el 4 de octubre de 1957. Sin embargo, la decepción fue grande. El cohete Redstone, que iba a enviar al primer estadounidense al espacio poco después como parte del programa Mercury con Alan Shepard, ya estaba listo en Cabo Cañaveral. Tanto los técnicos e ingenieros involucrados como los astronautas de Mercury esperaban superar a los rusos esta vez. Sin embargo, la estrategia de información transparente de Estados Unidos de compartir los plazos y el progreso con el público ha demostrado ser desfavorable en comparación con los rusos que trabajan encubiertamente, que pueden ajustar sus planes en consecuencia.

La búsqueda de un candidato adecuado comenzó en 1959.

La idea de enviar a un hombre al espacio con un cohete de varias etapas se llevó a cabo oficialmente en la URSS desde finales de 1958 bajo el liderazgo del ingeniero aeroespacial Sergey Pavlovich Korolev. El primer misil balístico intercontinental ruso R-7 se iba a utilizar para este propósito, que ya había transportado el satélite Sputnik en 1957 y todavía se utiliza hoy como un misil Soyuz con solo cambios menores. La búsqueda de candidatos adecuados entre las filas de pilotos de combate de la Fuerza Aérea Rusa comenzó ya en 1959: inicialmente sobre la base de datos médicos, con candidatos adecuados que no tengan más de 30 años y no más de 170 cm de altura. Luego, en otra ronda examinada por GMVK de una comisión gubernamental, se tomaron en consideración los aspectos políticos y personales. Esto dio lugar a un grupo de veinte candidatos a finales de 1959, que comenzaron su formación en marzo de 1960 en el Centro de Entrenamiento del Noreste de Moscú, ahora conocido como “Ciudad de las Estrellas”, que todavía se utiliza para el entrenamiento espacial. El sitio fue elegido, entre otras cosas, por su ubicación oculta en un denso bosque. Pronto, seis hombres fueron seleccionados de entre estos veinte y recibieron una formación preferencial. A finales de enero de 1961, este grupo se redujo a tres, sujeto a rigurosas pruebas: Yuri Gagarin, German Titov y Gregory Niliobo.

READ  Choque anafiláctico: la galleta pretzed está arruinando la vida de la supermodelo estadounidense Chantel Giacalone - Noticias en el extranjero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *