Puntos de inflamación – A pesar de las preocupaciones medioambientales: el polémico tren maya partió en México

Vista del enorme sitio de construcción Imagen: AFP

A pesar de las preocupaciones sobre posibles impactos ambientales, el Ferrocarril Maya comenzó a operar en la Península de Yucatán en México. Se pretende conectar 1,554 kilómetros de centros turísticos de la Península de Yucatán.

A pesar de las preocupaciones sobre posibles daños ambientales, el llamado Tren Maya ha comenzado su viaje a través de la Península de Yucatán, lo que lo hace muy popular entre los vacacionistas. El presidente Andrés Manuel López Obrador habló el viernes durante la inauguración del primer tramo de la ruta y lo calificó como una «obra maestra» construida en cinco años en «un tiempo récord». Luego abordó uno de los vagones verdes y blancos en el viaje inaugural del tren.

El primero de siete tramos ya abiertos abarca 473 kilómetros y conecta la antigua ciudad colonial de Campeche con el popular balneario de Cancún, que, según cifras oficiales, atrae a 34 millones de turistas extranjeros entre enero y octubre. Se necesitan cinco horas y 28 minutos para cruzar la vía del tren. Por ejemplo, los pasajeros pagan el equivalente a 39 y 62 euros para viajar de Konzen a Miruda, una distancia de 300 kilómetros.

Con la ayuda del nuevo tren, ahora puede viajar a Campeche para continuar su formación, dijo Lisandro Belén, vecino del municipio de Calgini. Muchos de sus compañeros “no tienen transporte”.

Una vez terminado, el Ferrocarril Maya recorrerá 1,554 kilómetros alrededor de la Península de Yucatán, rica en fauna, flora y sitios arqueológicos, conectando centros turísticos. La ruta recorre partes de la Riviera Maya con bosques considerados el segundo bosque más importante de América Latina después del Amazonas, además de ríos subterráneos y famosas cuevas kársticas conocidas como cenotes. Está previsto que las unidades restantes entren en funcionamiento en el primer trimestre de 2024.

READ  España: Ola de calor ya en abril

El gobierno mexicano asignó originalmente casi 9 mil millones de dólares para la construcción del ferrocarril, que comenzó hace cinco años, pero según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), los costos han aumentado ahora a 30 mil millones de dólares.

Los vagones, construidos por la empresa francesa Alstom en su fábrica en el centro de México en Ciudad Sahacán, se encuentran entre los proyectos de infraestructura más importantes del gobierno izquierdista de Elbes Obrador, junto con una refinería de petróleo en el estado de Tabasco. Un nuevo aeropuerto para la capital Ciudad de México. En la segunda fase también circularán por la ruta trenes de mercancías, lo que estimulará la economía en el sureste del país.

Los ecologistas temen que el proyecto ferroviario tenga graves consecuencias para los animales y la naturaleza de la región. También señalaron el riesgo de que el suelo se derrumbara debido al gran peso. Sin embargo, el presidente López Obrador ha acusado a los grupos ambientalistas de colaborar con sus oponentes políticos.

Mientras tanto, los activistas medioambientales protagonizaron un enfrentamiento temporal en el tribunal. El gobierno apeló y el presidente de México emitió un decreto clasificando la construcción como «seguridad nacional». Posteriormente se reanudó el trabajo bajo la supervisión del ejército.

pagina de inicio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *