Sauvage: el presidente del Consejo de la Unión Europea, Michel, se defiende

aEl jueves por la noche, Charles Michel habló por primera vez. En la televisión belga, el presidente de la Unión Europea dijo que le gustaría dar un paso atrás del escenario del Palacio Presidencial turco en Ankara, donde la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, descendió a un sofá el martes, mientras el propio Michel estaba sentado. en un magnífico sillón ocupado junto al presidente Recep Tayyip Erdogan. Michelle admitió que la foto resultante fue “catastrófica”.

Al mismo tiempo, el belga insistió en que él no era el responsable de esta imagen y del caso, al que pronto llamó “Sofagate”, y que estaba actuando con toda la razón. Si hubiera protestado por el trato de von der Leyen, las relaciones de la UE con Turquía habrían sufrido un daño mucho peor que la inconsistencia del protocolo actual. La visita de los líderes de la Unión Europea a Ankara estuvo dedicada a temas importantes como la lucha contra el terrorismo y la cooperación en la política migratoria. “Sofagate oscureció por completo este propósito crucial de nuestra visita”.

El actual presidente del Consejo ya no puede frenar la campaña de firmas iniciada por el diputado italiano Massimiliano Smiriglio por los socialdemócratas y parlamentarios de izquierda de la Unión Europea, que exigieron la dimisión de Michel en una carta. Lo más deplorable de la hombría de Erdogan es “su silencio ante la provocación inequívoca de la Unión Europea y el primer presidente de la Comisión de la Unión Europea”, según consta en la carta firmada por 31 diputados hasta el momento.

READ  En las próximas elecciones al Congreso - Trump quiere seguir apoyando a los republicanos - política en el exterior

Michelle no quiere ser misógina

Michel no ha actuado con mucha habilidad desde su aparición en Ankara. El miércoles inicialmente permaneció en silencio, solo por la noche se quejó en Facebook de críticas “groseras” a su comportamiento. La impresión era errónea de que no le importaba tratar a Leyen. Definitivamente no es un misógino. Según Michel, la responsabilidad del accidente recae en la parte turca, que insistió en una “interpretación estricta” del protocolo. Esta afirmación le valió la oposición inmediata del ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu. Dijo que los asientos fueron arreglados a pedido de la Unión Europea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *