Un viaje picante de larga distancia a México con cortidas de ajo silvestre


Hay mucho por descubrir en la ciudad en ruinas de Palenque. Lo mismo ocurre con la cocina mexicana, que ofrece más que tacos y burritos.

Un momento de añoranza por México

Estos son los lugares en los que piensas años después de un viaje y todavía sientes lo impresionado que estabas en aquel entonces. Palenque es sin duda uno de ellos. Ruinas mayas en medio de la selva. Baja las resbaladizas escaleras hasta el interior donde se descubrió la famosa máscara de jade. Piedras bellamente talladas de edificios climáticos. Todos estos exudan un aura especial. Y todo lo que aquí se puede ver aún no ha sido excavado.

Las cortidas son tortas de maíz mexicanas.

Foto: stock.adobe.com

Receta de cortidas con ajo silvestre

Ingredientes para 14 a 16 cortidas: 350 gramos de harina de maíz (masa harina), 1,5 cucharaditas de levadura en polvo, 70 gramos de ajos silvestres (o 90 gramos de espinacas y un ajo grande), picados. 3 cucharadas de aceite de oliva, un poco más para los espárragos y las cortidas. 300 ml de agua hirviendo, 300 g de espárragos, sal y pimienta. Para la ricota: 250 g de ricota, 1 diente de ajo pequeño, 4 cucharadas de buen aceite de oliva, 30 g de hierbas mixtas picadas, p. B. Perifollo, menta, eneldo, estragón, perejil, sal y pimienta. Para servir: Aceite de chile de su elección, queso pecorino o parmesano, finamente rallado y gajos de lima.

Esto se hace así:

Escurrir la ricota en un colador. Mientras tanto, para las cortidas, mezcla la maicena y el polvo para hornear en un tazón grande. Lave los ajos silvestres en agua fría y séquelos. Licúe el aceite de oliva y un tercio de agua hirviendo hasta que estén suaves (alternativamente haga puré de espinacas con ajo). Mezclar con la mayor parte del agua. Vierta el puré sobre la mezcla de harina. Gira la batidora con lo que queda de agua para obtener el último trozo de puré de ajos silvestres. Sazone generosamente con sal y pimienta y amase con las manos hasta que quede suave. Cubrir con un paño húmedo y dejar reposar durante 20 minutos.

READ  ¡Espeluznante leyenda de la isla fantasma de San Boronton en las Islas Canarias!

Mezcle la ricota con el ajo, el aceite de oliva y las hierbas, reservando las hierbas restantes para decorar. Sal y pimienta. Calienta una sartén o parrilla a fuego alto. Mezcle los espárragos en 2 cucharadas de aceite, sazone con sal y pimienta y cocine a la parrilla durante 4-5 minutos, volteándolos ocasionalmente. Apagar la sartén o grill y mantener calientes los espárragos.

Lee también esto

Mientras tanto, forma bolitas con la masa y utiliza las palmas de las manos para darles forma de círculos de unos 5 cm de largo y 1 cm de grosor. Cubrir con un paño húmedo. Coloque círculos de masa entre dos trozos de papel de hornear y use una prensa para tortillas o un rodillo para formar círculos de 6 a 7 cm de diámetro, no más delgados de 3 mm (más gruesos que una tortilla de maíz normal). Calienta una sartén pesada y engrasa ligeramente. Fríe las cortidas unos minutos por cada lado hasta que estén doradas.

Unta las cortidas con la ricota de hierbas, cubre con los espárragos y rocía con un poco de aceite de chile y sirve. Espolvoree con queso pecorino o parmesano finamente rallado y las hierbas restantes. Adorne con rodajas de lima y sirva caliente.

Consejo: El ajo silvestre y los espárragos sólo están de temporada en primavera. En otras épocas del año, utilice hojas de espinacas o acelgas para la masa y brócoli asado como cobertura.

receta Del libro: Thomasina Myers: ¡mexicana, vegetariana! 100 recetas nuevas y fáciles. Dorling y Kindersley. 256 páginas. 24,95€.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *