Safe Shadow es un proyecto panameño creado para brindarle a las personas información sobre tecnología, cultura y seguridad informática.

The Cloverfield Paradox

0 462

Anunciado en la Super Bowl 52, The Cloverfield Paradox fue una total sorpresa para todos, quienes después de algunos rumores sobre la posible exclusiva por parte de Netflix, no habríamos imaginado que estaría a la vuelta de la esquina. Una franquicia que inició en el 2008 llamada Cloverfield gracias a la producción de JJ Abrams, terminó recaudando 170 millones de dólares con un presupuesto de apenas 25 millones. Su secuela, 10 Cloverfield Lane fascinó y al igual que su antecesora se convirtió en un éxito, por aportar una historia seria por sí sola, uniendo los acontecimientos con este universo lleno de monstruos.

The Cloverfield Paradox se plantea como una cinta de horror y ciencia ficción, ahora en el espacio. Dentro de esta, un grupo de astronautas deciden crear energía gracias al choque de partículas, pero esto desencadena una serie de eventos que pondrá al límite a la tripulación.

Toda la elaboración falla desde el primer instante, comenzando por depositar todo el lado dramático a Hamilton (Gugu Mbatha-Raw) quien se vive trastornada por su pasado. Comparado a los demás personajes, es el único que tiene una historia más allá de lo que ocurre en la estación. Para los demás integrantes sólo se basta en poner etiquetas o llenar de cliché los 120 minutos de cinta. Por otra parte, es doloroso ver en el elenco nombres como Daniel Brühl (Inglourious Basterds) o Elizabeth Debicki (The Great Gastby) quienes podrían hacer una actuación más que honorable, pero que terminan siendo genérico, como cada aspecto en el filme.

También te podría interesar...

Altered Carbon

Julius Onah (The Girls In Trouble) es el encargado de llevar la batuta, con una dirección que carece de todo lo que la franquicia Cloverfield requiere para mantener su nombre en alto. The Cloverfield Paradox es una cinta que quiere llegar a infundir horror al espectador, fallando magistralmente en cada una de sus escenas, llegando a plantear situaciones que parecen ridículas o hasta graciosas.

No hay historias alternas, nada que pretenda crear empatía con la audiencia, de esta forma cuando uno de los personajes muera no llega a importar. En algún momento Jensen (Elizabeth Debicki) llega a ser un punto crucial en la trama, con una escena que transmite tensión con bastante impacto, pero como lo dijimos anteriormente: el poco aprovechamiento actoral y la falta de creatividad en la puesta en escena hace que los personajes se vuelvan caricaturescos, y sin ninguna motivación.

Pasa de ser una cinta que debe guardar misterio con un plot twist impactante, a convertirse en una historia genérica sumamente predecible. Con simple lógica puedes decifrar luego de media hora el cómo será el desenlace. Los efectos especiales son decentes, pero eso no hace de la película más disfrutable, sino coherente. Trata de copiar la esencia de Alien (1979) sin llegar a brindar la suficiente tensión o horror.

Dentro de las tres películas en la franquicia se posiciona como la peor, teniendo más desventajas que puntos positivos. Es de reconocer que cada una de ellas tuvieron un presupuesto reducido, pero lograron hacer mucho con muy poco. The Cloverfield Paradox era una propuesta interesante, una historia en el espacio que brindara una mirada distinta a lo que ya conocíamos del universo Cloverfield, pero su ejecución desagradable vuelve poco disfrutable el filme. No es totalmente un desperdicio, en algunas escenas llega a ser entretenida, pero no llega a ser lo que debería.

52%
Decadente
  • Historia
  • Banda Sonora
  • Fotografía
  • Efectos Especiales
  • Desarrollo de personajes
Comentarios
Loading...