La baba de caracol es un milagro físico de la naturaleza.

Los caracoles se mueven lentamente, pero superan casi cualquier obstáculo. Escalas paredes verticales, te deslizas sobre superficies lisas o empinadas e incluso te arrastras boca abajo para llegar a cualquier lugar. Deja huellas visibles en forma de caracol. Se mueven sobre él y hace que sus cuerpos sean tan resbaladizos que es difícil atraparlos.

READ  Biodiversidad: el ratón extinto sigue vivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *